Seleccionar página

ENTREVISTA | AIKO EL GRUPO

ENTREVISTA | AIKO EL GRUPO

Por: Paula López Ros

Algo está cambiando para aiko el grupo. Tras cuatro años de camino, dos álbumes fuera y varias colaboraciones, y reconvertidas en un trío, no frenan el impulso, se agarran a él y proyectan nuevo trabajo con nuevo sello, un reencuentro con la esencia y, en definitiva, cambios con los que seguir construyendo su trayectoria.

Según la RAE, la palabra “trayectoria” tiene dos acepciones: se puede entender como la “línea descrita en el plano o en el espacio por un cuerpo en movimiento”, o también como el “curso que, a lo largo del tiempo, sigue el comportamiento o el ser de una persona, de un grupo social o de una institución”. En ambas, si nos fijamos bien, viene implícito el cambio. Al movernos cambiamos; el paso del tiempo nos hace cambiar. Es natural que en toda evolución sucedan los cambios, y es lo que están viviendo en este momento Aiko El Grupo. Fundadas en Madrid como trío hace cuatro años, reconvertidas en cuarteto para el directo y tras dos álbumes de estudio, se reúnen con su esencia volviendo al formato trío en esta nueva etapa. Poniendo las cosas en perspectiva, hoy se ven diferentes, tanto componiendo como creando y tocando. “Al principio teníamos ese complejo de banda primeriza que no toca tan bien o no tiene tablas. Ahora creo que estamos en otra posición. Hemos tocado muchísimo y nos han pasado muchas cosas, hemos crecido”.

Si Lara, Teresa y Bárbara hubieran sido alguna vez su público, se definirían como “rockeras gamberras y divertidas”, tal y como afirman las dos últimas. “Desenfrenadas también”, añade Lara. Y aunque les cuesta verse desde el otro lado, siempre han mostrado un rasero de verdad directa y punzante que llega a la conexión y desgarre de todo aquel que las escucha. Ahora es momento de añadir una pizca de seriedad mientras disfrutan del reinicio, de un reencuentro con su esencia. Con un saber hacer más firme dado por la experiencia, siguen hacia delante. Siempre en mente quiénes fueron y quiénes son: “Tres amigas que querían formar una banda”. Hoy convencidas de que lo importante es saber evolucionarla. La arista más reciente de su trayectoria la encontramos en su fichaje por Sonido Muchacho. Publicaron sus dos primeros álbumes -Va totalmente en serio (2020) y Me están apuntando con un arma (2023)- en Elefant Records, sello que las tres tildan de importantísimo en la vida del grupo: “Les agradecemos todo, pero creemos que todas las bandas en algún momento también ansían un cambio, es una decisión que tomamos y que no necesariamente esconde nada malo”, comenta Teresa. Aunque todavía es muy pronto para extraer sensaciones, tienen bien claro que lo que les llena de ilusión y ganas es “que a la gente le lleguen los temas nuevos, los escuchen, les gusten y respondan viniendo a nuestros bolos”.

Sobre música y futuro cercano también nos hablan: “Sin hype ni mierdas”, sí, se viene EP nuevo y muy pronto lanzarán su primer adelanto. “Siempre creemos que las últimas canciones que hemos hecho son las mejores: estas lo son”, anuncia Teresa convencida. Se encuentran trabajando con Sergio Pérez -integrante de lo que fue SVPER- en los temas de este nuevo trabajo. “El anterior álbum lo produjo Carlos Hernández, a quién amamos, pero para este trabajo queríamos dar un cambio en nuestro sonido, y se nota”. Siguiendo la estela de cambios, y aunque el desahogo que bien ha caracterizado al grupo durante estos años se mantenga, se encuentran en búsqueda de nuevas formas de expresarse: “He de decir que ya no quiero ser únicamente el grupo de los grititos. He llegado a un punto en el que no puedo más, creo que es un distintivo de Aiko pero no lo es todo”, confiesa Teresa. “Me encanta mantener esa energía, pero no creo que todas las canciones necesiten ser gritadas para desahogar. Al final, es como un pedal extra de la guitarra, el grito es un efecto más. Igual hacemos una canción más positiva o bonita y los gritos aportan algo, pero más en segundo plano, no sé”.

Si bien no hemos parado de tratar el cambio en perspectiva de las Aiko, hay algo que resulta inalterable en la trayectoria de cualquier grupo: la memoria, lo vivido, los ratitos. Antes de seguir creando y cambiando, invitamos a echar vistazo atrás a las tres integrantes, girar cabeza y determinar momentos tanto increíbles como pésimos de haber creado y vivido con Aiko El Grupo. ¿De lo peor? Las tres coinciden en algunos viajes interminables de carretera, acentuando una tractorada de diez horas entre Sevilla y Murcia y una nevada monumental que las dejo paradas varias horas. También los técnicos de sonido. “Hay una ristra de anécdotas con técnicos gilipollas que mejor no haber vivido. Los hay misóginos, guarros, pesados…”, apunta Lara. ¿Lo mejor? La mayoría, relacionados con el directo porque no hay rosa sin sus espinas. Todas coinciden que el Canela de 2022 sin duda es uno de sus tops, como el ir a México, presentar su nuevo álbum en el Ochoymedio Club… Pero si algo tienen claro es que El Observatorio de 2021 fue un antes y un después en la historia del grupo: “Conocimos a gente increíble e hicimos muchas migas con todos los grupos que fueron, sobre todo con Colectivo Da Silva. Fue muy guay coincidir por primera vez con ellos y nos hemos hermanado muchísimo… El festi fue increíble, idílico”.

En plena vorágine personal, buscar, tomar decisiones más o menos difíciles y echar la vista atrás es signo de renovación. Y el éxito, que quizá no es más que que las cosas salgan a pedir de Milhouse, vendrá solo.

Sobre el Autor

NUEBO RADIO

NUEBO EVENTOS

Share This